Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email

La leyenda de San Cristóbal

Uno de los mártires más populares de la Cristiandad es San Cristóbal, popularísimo coloso de gran estatura, tupida barba y largo báculo que protegía en la antigüedad a los viajeros para que se viesen libres de todo peligro durante su trayecto. Con el tiempo, su imagen sería profusamente utilizada por los conductores piadosos para evitar accidentes en el camino.

    Según la leyenda Dorada , San Cristóbal se llamaba llamaba originalmente Reprobus, nacido en Sidón o Tiro como hijo de un poderoso rey cananeo. Al crecer se transformó en un varón de rostro fiero y amenazante y gran estatura (se decía que media unos 5 codos de altura, es decir, unos 2,3 metros), con gran fuerza física, y tan orgulloso de sí mismo que no se conformaba con servir a amos que no fueran dignos de él, por lo que se empeñó en ponerse a las órdenes del amo más poderoso de la tierra.

Tras peregrinar a Samos, provincia de Licia, Reprobus se encontró con un piadoso eremita, que le explicó que para servir a Cristo no tenía que hacer grandes obras ni ganar guerras, sino sólo servir cotidianamente a sus hermanos los hombres, preferentemente a los más pobres, débiles y necesitados. Como a poca distancia se encontraba un río de cierta profundidad, el ermitaño le aconsejó que, aprovechando su gran fuerza y colosal estatura, una buena forma de servir a sus semejantes sería ayudarles a cruzar el río. Reprobus no lo dudó, instaló una tienda junto al torrente y desde ese día empezó a ayudar a los que necesitaban cruzarlo.

Un día Reprobus oyó la voz de un hermoso y pequeño niño, de unos cuatro años de edad, que lo llamaba para pedirle que le ayudara a cruzar el río. Reprobus de inmediato se puso al tierno infante sobre uno de sus hombros y ayudado de su bastón, una gran estaca seca de madera, se adentró en el río. Sin embargo, para su desconcierto, a medida que más se adentraba en el torrente, el niño se hacía cada vez más pesado. Reprobus, alarmado, en ese instante comenzó a temer por su vida y la del infante, pues el peso se le hacía cada vez más insoportable y la corriente del río parecía que los iba a arrastrar a ambos en cualquier momento.

En ese momento Reprobus le preguntó al infante: “¿Quién eres, Niño, que pesas tanto que parece que llevo el mundo entero sobre mis hombros?”, a lo que le contestó el niño: “Has encontrado al rey que creó el mundo y mantiene el cosmos, me has servido en las obras piadosas, cuando ayudabas a los pobres a pasar el río, porque cuando los ayudabas a ellos me ayudabas a mí. Peso más que el mundo entero, pues soy el creador del mundo. Yo soy Cristo. Me buscabas y me has encontrado. Desde ahora te llamarás Cristóforo, Cristóbal, el portador de Cristo”.

El niño, a continuación, mandó al coloso a predicar el Evangelio por el mundo entero, asegurándole que nunca iba a estar solo: “Siempre estaré contigo, y para que veas que es cierto cuanto digo y tengo el poder de atar y desatar en este mundo y el otro, planta esa estaca que llevas por bastón en el suelo y verás como al momento florece y da fruto”. San Cristóbal, tras cruzar a duras penas el río con el infante a cuestas, así lo hizo y al instante el estéril palo seco que usaba como báculo se convirtió en una palmera florida y llena de dátiles.

Por estos y otros hechos, había una tradición que ha llegado a nuestros días, como es el hecho de que se representara su imagen de gran talla en las catedrales, como protector de los caminantes y viajeros que antes de emprender un viaje se acercaban ante su imagen a pedir su protección. Costumbre que ha ido avanzando y adaptándose a las costumbres a los nuevos tiempos, y de las mejoras técnicas en los vehículos de transporte. Y que en nuestro tiempo se traduce en la bendición de vehículos, y el llevar siempre en ellos una imagen del Patrón de transportistas, cargadores, viajeros, navegantes y aviadores

¿Te gustó este post? Compártelo en tus redes sociales
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Sorteo Contra el Cáncer

El próximo 9 de abril se celebra el Sorteo de la Lotería Nacional extraordinario anual a favor de la AECC. Es uno de los sorteos más solidarios de todos los que se celebran.

Leer Más >>

Sorteo de Navidad

El sorteo extraordinario de Navidad es uno de los sorteos más importantes y populares que se celebra en España cada 22 de diciembre. Tradicionalmente tenía lugar en el Salón de Sorteos de Loterías y Apuestas del Estado, en Madrid. Desde 2010, debido al numeroso público que asistía a ver el sorteo de Navidad se ha trasladado al Palacio de Congresos y posteriormente al Teatro Real, donde se celebra hoy día.

Leer Más >>

Sorteo del niño

También conocido como Sorteo de El niño o lotería de El niño es el segundo de los sorteos más populares que se celebra en España después del Sorteo de Navidad. Se lleva a cabo el 6 de enero coincidiendo con la festividad de los Reyes Magos y tiene lugar en el salón de Sorteos de Loterías y Apuestas del Estado, en Madrid.

Leer Más >>
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en linkedin
LinkedIn

SUSCRÍBETE PARA RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS

Posts Recientes

Síguenos en Facebook

Herramientas de Accesibilidad